8 de mayo de 2009

El país de grandes alas

Bougereau, Mónica López Bordón, poesía, editorial Playa de Ákaba, Vivir para contarla, Gerardo Diego
Cuadro de Bougereau

Esta vez no tenemos nombre
somos la semejanza y la diferencia
escritos en un poema.


Tomo tu carne trémula de mujer universal
y me hago del vuelo enamorado
por los cinco costados.
Lengua y patria se unen
en la cintura de nuestros besos.

Acaricio el vientre de la noche
con los dedos impares
sabiendo que algún día no estaré
y seré la muerta-viva en un poema.

Sólo palabras, sólo palabras…
Un país de grandes alas ha nacido
en mi muerte colmado de flores.




Otros poemas:


Mónica López Bordón, poesía, editorial Playa de Ákaba, Juan Ramón Jiménez

14 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Precioso poema. de ese país desearía ser, para poder entregarme al vuelo incierto de la poesía..

un gusto inmenso leerte

saludos fraternos
un abrazo inmenso con mucho cariño

un beso
que pases un buen fin de semana

Sibyla dijo...

Hola Mónica!!

Me encató el cuadro y la poesía. Un gusto leerte.

Un abrazo:)

Pequeños Soles de Noe dijo...

Me ha dejado sin palabras!
Hermoso Mónica
Un beso y buen fin de semana
Noe

Adrisol dijo...

hermosos versos para esta entrada!!!!!
te felicito por dejar fluir tus palabras desde el corazón..

besos y buen finde

Mónica López Bordón dijo...

Hola adolfo,

feliz fin de semana también para ti

un beso grande

Mónica López Bordón dijo...

hola Sibyla,

me alegra, que tengas también un feliz día

Mónica López Bordón dijo...

Hola Noe,

bueno, para escribir otro poema...
jajja

un beso grande y feliz fin de semana

Mónica López Bordón dijo...

Adrisol,

un besote y a disfrutar

Emilio dijo...

Una gran intensidad le has dado a tus versos, Mónica; te han quedado profundos y emotivos.

Besos.

Alodia dijo...

Maravilloso poema para despertar a los sentidos e inundarte de vida. Un fuerte abrazo.

santiago dijo...

hola mónica, gracias por tu visita, encantado de leerte y conocerte

Emilio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Seda dijo...

Hermoso poema Mónica, te leo y siempre se repite algo: la elegancia de los versos y las verdades.
te dejo un beso.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Un placer Mónica, en cada muerte hay siempre una pequeña resurrección, en el caso de un poeta, le sobreviven las palabras.

Un abrazo
Marian