22 de marzo de 2010

Haz de luz

Danae. Carolus Duran,  Mónica López Bordón, poesía, Editorial Playa de Ákaba
 Danae. Carolus Duran
Soy esa carne que desaparece en un grito,
que se oculta para no ser herida,
que se diluye en la distancia.
Soy ese haz de luz
que vivirá más de dos mil años
al cobijo del árbol blanco,
siempre, por escribir.




Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares


Otros poemas:



20 comentarios:

Ananda Nilayán dijo...

Desgarradores versos los de hoy, pero con esa belleza que imprimes de manera magistral.
Un abrazo.

Feliz dijo...

Precioso. Saludos cordiales y feliz semana.

Juan Carlos dijo...

Esplendente imagen, el vivir es motivo de escribir y ser luz el tiempo que sea posible.

Umn gusto visitar tu blog. Saludos

Juan Carlos.

José Antonio Fernández dijo...

Precioso.
Un saludo.

Mundo Animal. dijo...

BUENAS TARDES MONICA QUE BELLOS VERSOS, QUE TENGAS UNA BUENA SEMANA ABRAZOSSSS DE TU AMIGO CHRISTIANNNNN

santiago tena dijo...

hazte de luz, haz la luz

Micaela dijo...

Querida Mónica, recuerdo con mucho cariño este poema; pero ya lo sabes,¡claro! Muchos besos y feliz semana.

Alma Mateos Taborda dijo...

Precioso trabajo, magistralmente logrado. Hermoso! Un abrazo.

Liliana Lucki dijo...

Bellísimo .Simple y directo.

Acercate a mi espacio,nuevos trabajos.

Mi saludo Liliana

M. Angel dijo...

SOIS, la luz que ilumina
los senderos del camino
La luna que llena de luz
las noches en tinieblas.

Sois, un ángel
que regala versos
para deleite del alma.

Últimamente no suelo comentar mucho, pero sigo leyendo a todos los que estáis en mi corazón.

Abrazo sincero

M. Ángel

Antonio dijo...

Luz oculta del deseo carnal que persiste en los siglos, al cobijo del árbol de la vida, que nunca se concluye salvo en fantasía, siempre por escribir...
Me vino este pensamiento al impulso de tu poema.
Besos

anabel dijo...

Ser un haz de luz...creo que es lo máximo a lo que podemos aspirar, y tu lo has expresado con unas palabras preciosas.
Un abrazo.

Lunska Nicori dijo...

Maravillosa forma de desparecer el cuerpo dejando su luz por tanto tiempo en ese árbol blanco...,
que nunca hiere.
Preciosos versos, preciosos.
Un abrazo muy fuerte y besos

Elena Conchello dijo...

Querida Mónica, me encantan los cuadros, como el poema que los acompaña, fantástico el haz de luz, en una mujer naciente.


Besos.

LIRIO dijo...

Qué hermoso poema.
Parece sencillo, por breve. Pero es hondo y de largo alcance.
Un beso

Rosa dijo...

Hola guapa!! Como estás? Espero que todo bien!

Me encantan estos versos, sencillos pero dicen muchas cosas. Sigue ofreciendonos esa luz especial que tienes!

Un beso grande!! muaa!

Emilio dijo...

Eres verso escrito y verso por escribir, Mónica.
Un fuerte abrazo.

verdial dijo...

"...que se oculta para no ser herida..." ¡Cuánto me me identificado con esta frase...!.

Bellísimo el poema.

Un abrazo

Francisco Javier dijo...

Un gran sentimiento, muy bello, un besito.

Eva Magallanes dijo...

"Soy esa carne"... ese es el poema. Ese verso me parece construye un mundo y concentra todo el sentido.
Abrazos!