7 de marzo de 2013

Nada amo tanto como lo imprevisto



Cuadro de Trish Biddle, Mónica López Bordón, poesía, Editorial Playa de Ákaba
Cuadro de Trish Biddle
Hay un día, un tiempo, un día imprevisto
donde llega la alegría multiplicada,
llena de gozo, sin desviar la mirada.

Llega despacio, con el alma y la voz florecida
despertando al mundo y al amor,
liberada, flor de la mañana naciendo del beso
pronunciado por los labios que ceden
después de espiar, en silencio,
el páramo y sus orillas desnudas.

Una vez más, el amor le ganó la partida a la muerte.




Mónica López Bordón, Vivir para contarla, poesía en Alcalá de Henares


Otros poemas:
Como quien espera el alba
Mira: en tus ojos los míos
Hoy vi una luz

5 comentarios:

Sneyder C. A. dijo...

Quizás eso hace que la vida sea tan interesante, estamos cada uno encadenados a nuestro destino y cada nuevo día que vemos es un maravilloso soplo de vida.

Un cálido abrazo

Mónica López Bordón dijo...

Hola Sneyder, así es y ese es uno de los grandes regalos de la vida: atreverse y ser feliz.

Muchas gracias por tu visita y comentario.

Un beso

Carmen Real dijo...

Mujer me gusta este blog
es calido y lo que escribis lo siento a full
yo soy argentina de descendencia española, me siento identificada con uds.
hermoso tu lugar,
mi blog es http://historiarealdecarmen.blogspot.com.ar
mira lo de carmen por mi abuela, que era española
un beso gracias y estamos
cuando aprenda me hago de tus seguidoras. gracias

Mónica López Bordón dijo...

hola Carmen, bienvenida al mundo blogger. Me alegra que te guste mi casa. Puedes visitarla cuando quieras.

Un fuerte abrazo

Albany Chapellín dijo...

Sublime. El amor siempre nos devolverá la vida, la risa.

Besos en el alma.